La periodoncia

La primera causa de pérdida de dientes

La enfermedad periodontal, comúnmente llamada “piorrea”, es una infección por bacterias que afecta a los tejidos que dan soporte a los dientes (hueso y encía).

En su estado más inicial aparece como la denominada gingivitis (inflamación de las encías).

Cuando la infección avanza, aparece la destrucción del hueso que sujeta los dientes, provocando la falta de soporte de éstos y, en estados avanzados, su pérdida . Esta infección más avanzada se denomina periodontitis y los tratamientos aplicados varían según la gravedad y el estado de la enfermedad.

Es necesario visitar al dentista para tratar y controlar la enfermedad periodontal.

Los estados de la periodontitis

Periodonto sano

Las encías presentan una apariencia completamente sana, de un color rosado y firme, manteniendo una linea estable a traves de la boca.


Tejido gingival rosado y firme
La encía sigue la linea amelocementaria
Profundidad de sonsaje inferior a 3mm

Gingivitis

Cualquier afectación periodontal comienza en la encía. Ésta pasa de color rosado a rojo intenso, aumenta de volumen, duele levemente y sangra al cepillarse los dientes.


Enrojecimiento gingival
Hinchazón y/o endema con pseudobolsas
Sangrado gingival espontáneo, al cepillar o al sondar
No hay deterioro en la estructura de soporte del diente
Profundidad de sonsaje inferior a 4mm

Periodontitis inicial

La encía se retrae, es decir, los dientes parecen más largos. Se pueden apreciar grandes depósitos de sarro en los dientes, sobre todo en la parte frontal inferior.


Acentuación de las características de la gingivitis
Aparición de bolsas periodontales (4-5mm)
Inicio de pérdida de inserción
No hay movilidad dental
Pérdida de soporte óseo <30%

Periodontitis moderada

Existe una ligera movilidad de los dientes. Los dientes se desplazan y se crean espacios entre ellos. Las encías aparecen enrojecidas y sangran con facilidad. La halitosis y el mal sabor de boca son característicos.


Acentuación de las características de la periodontitis inicial
Bolsas periodontales de 6-7mm de profundidad
Pérdida de inserción moderada
Pérdida del 30% al 50% del soporte óseo
Pequeña movilidad de los dientes

Periodontitis avanzada

Los dientes se mueven en exceso hasta que terminan por caer. La encía sangra abundantemente y duele, lo que impide al paciente cepillarse correctamente los dientes, hecho que agrava aún más el problema.


Bolsas profundas (más de 7mm)
Pérdida de inserción avanzada
Marcada recesión gingival
Pérdida del soporte óseo superior al 50%
Movilidad dental de diferentes grados

¿Por qué podrías necesitar un tratamiento periodontal?

Si presenta al menos uno de estos signos o síntomas acuda al dentista para una revisión bucal:

  • Presencia de sarro en los dientes
  • Presencia de cálculo en los dientes
  • Sangrado de las encías
  • Mal aliento o mal sabor de boca
  • Encías sensibles
  • Encías inflamadas.
  • Dolor al masticar
  • Movilidad de las piezas dentales
  • Hipersensibilidad dental
  • Encías retraídas
  • Espacios entre los dientes que aumentan progresivamente

Factores de riesgo

La caries es una enfermedad multifactorial y todos los factores se relacionan unos con los otros.

Mala higiene
Tabaco
Estrés
Enfermedades generales o defensas bajas: diabetes, osteoporosis, VIH, herpes...
Cambios hormonales: embarazo, menopausia.
Antecedentes familiares

Preguntas frecuentes

¿Es curable esta enfermedad? 

Si bien es cierto que estamos ante una patología generalmente irreversible, hay que tener en cuenta que si se detecta en una fase inicial (gingivitis) se puede controlar y evitar las numerosas consecuencias de esta patología.

Por otra parte en caso de que la enfermedad esté en una fase avanzada gracias al tratamiento podremos alargar la vida útil de los dientes, mientras que si el deterioro provocado por la enfermedad es muy elevado la única solución será extraer la pieza, una opción muy recomendable ya que evitaremos las constantes infecciones que se producen en la zona.

¿Es la periodontitis una enfermedad hereditaria? 

Si bien es cierto que no existen estudios que demuestren que existe la transmisión genética hay que destacar que hay personas que cuentan con una mayor predisposición a la hora de desarrollar esta patología.

En estos casos es necesario que los pacientes extremen sus hábitos relacionados con la higiene oral así como también deberán acudir regularmente al especialista para que controle el estado de sus tejidos periodontales.

¿Cuál es la relación entre el tabaco y la periodontitis? 

Lo primero que podemos decir es que el tabaco es la principal causa de la aparición y desarrollo de la periodontitis, de esta forma estamos ante una patología que afecta principalmente a aquellos pacientes que tengan el hábito de fumar.

Para explicar esta relación entre ambos factores es necesario entender que el tabaco causa una bajada de las defensas naturales que se localizan en la boca y ello hace posible que las bacterias tengan más facilidades a la hora de penetrar en la encía.  

Por ello es muy recomendable abandonar el hábito del tabaco o, en el peor de los casos, reducir el consumo de cigarrillos.

El tabaco enmascara los signos de la periodontitis ya que hace que las encías no presenten tanta inflamación y/o sangrado, agravando el problema periodontal de manera más rapida, grave y perjudicial sin que el paciente perciba lo que está sucediendo.

¿Cuál es la sintomatología de la periodontitis? 

De igual forma que sucede con la gingivitis, el principal síntoma que nos avisa de la periodontitis es la inflamación y sangrado de las encías. Además de ello hay que destacar la hipersensibilidad y la movilidad dental como otros de los síntomas habituales de esta enfermedad.

Finalmente no nos podemos olvidar de la halitosis como otro de los síntomas a tener en cuenta y que se debe al hedor que desprenden los productos liberados por las bacterias.

¿Cuál es el tratamiento de la periodontitis? 

El primer paso es conocer el estado que presenta el paciente y para ello son necesarias una serie de pruebas que permitan al especialista realizar un diagnóstico correcto acerca de la situación del paciente. Por norma general durante la primera fase del proceso se realiza un raspado y alisado radicular, una intervención que consiste en la eliminación del sarro dental localizado debajo de la encía, siendo este un proceso relativamente simple y que se lleva a cabo mediante anestesia local para no causar ninguna molestia al paciente.

En caso de que esta técnica no sea suficiente para solucionar el problema periodontal se barajarán otras alternativas como por ejemplo una sencilla cirugía periodontal con la cual se abrirá la encía para proceder a eliminar el sarro así como también se realizará una pequeña remodelación del hueso alveolar con el objetivo de favorecer la rutina de higiene oral al paciente. De igual forma que sucede con el alisado estamos ante una intervención bastante sencilla y que se lleva a cabo mediante anestesia local.

Una vez que se han hecho estos tratamientos tan solo quedará esperar la buena actitud del paciente para conseguir reducir el impacto de esta enfermedad oral, donde es necesario hacer mención especial a la importancia de la higiene oral así como también hay que destacar el tabaco como uno de los principales enemigos de esta patología y por ello se trata de un hábito que tenemos que evitar si deseamos no perjudicar nuestra boca.

¿Es posible regenerar el hueso perdido? 

Tal y como hemos comentado anteriormente, una de las principales consecuencias de esta enfermedad es la destrucción del hueso maxilar. Por ello son muchas las personas que se preguntan si es posible regenerar este tejido, que además de hacer la función de sostener el diente cuenta con una importante función estética.

Por norma general no es posible recuperar el hueso que se haya perdido antes de la atención de un especialista, sin embargo en la actualidad contamos con interesantes avances en este sentido que nos permiten regenerar el hueso gracias a la aplicación de una serie de productos que hacen posible la formación de hueso.