Odontología conservadora y preventiva

Cuídese hoy, disfrute siempre.

La odontología conservadora es el conjunto de tratamientos que proporcionan las medidas necesarias para la conservación de los dientes mediante técnicas no invasivas y preventivas, evitando la extracción de los dientes dañados por la caries dental u otras afecciones, como los traumatismos dentales.

Entre estas técnicas encontramos, los empastes, los sellados de fosas y fisuras, los tratamientos con flúor y las limpiezas dentales profesionales.

El problema más frecuente tratado en la odontología conservadora es la caries dental.

Los tratamientos más comunes

Obturación (empaste)

Se lleva a cabo para restaurar la parte de un diente que ha sido dañada por la existencia de una caries. Una vez que ésta se ha eliminado, se reconstruye la anatomía de la pieza dental.

Corona sobre diente

En aquellos casos en los que una caries ha afectado a gran parte de la estructura dentaria, se coloca una corona que rehabilite la funcionalidad del diente natural.

Incrustación

Se trata de una reconstrucción que se lleva a cabo cuando es complicado acceder a la parte afectada del diente. Por ello, parte del trabajo se realiza en el laboratorio.

Endodoncia

Consiste en la extracción de la pulpa lesionada de un diente y el posterior sellado del conducto. Es habitual que se realice por la existencia de una caries profunda que no ha sido tratada a tiempo.

Bruxismo

El tratamiento más frecuente para evitar el bruxismo es una férula de descarga que el paciente se coloca para dormir. Esto evita que apriete o rechine los dientes, lo que provoca desgaste y dolor.

Blanqueamiento interno

Se realiza para blanquear de manera localizada un diente no vital que presenta una decoloración. Para hacerlo, es necesario que la pieza dental haya sido endodonciada previamente.

¿Que es la caries?

Casi el 100% de los adultos han tenido caries dental en todo el mundo.

La caries es una enfermedad provocada por bacterias que se caracteriza por la destrucción de los tejidos duros que forman del diente. Los ácidos que segregan estas bacterias provocan una desmineralización y posterior destrucción de los tejidos dentales.

Los restos de alimentos que no retiramos con un buen cepillado, la ingesta de azúcares y ácidos que se encuentran en los alimentos y bebidas y una predisposición genética contribuyen a aumentar el riesgo de padecer caries en nuestros dientes.

La destrucción de estos tejidos comienza en el esmalte, la capa más externa que forma el diente, y el tejido más duro de nuestro cuerpo, más duro que incluso los huesos.

Las bacterias van penetrando en el interior del diente, llegando a la dentina, la capa de tejido que se encuentra tras el esmalte. Una vez las bacterias llegan a la dentina, la caries avanza con gran rapidez, y si no es tratada adecuadamente, alcanzan el tejido pulpar, dando lugar a la pulpitis, degenera irreversiblemente en la necrosis o muerte pulpar.

Las fases de la caries

1. Diente sano con placa

2. Caries en esmalte

3. Caries en dentina

4. Caries en pulpa

Factores de riesgo

La caries es una enfermedad multifactorial y todos los factores se relacionan unos con los otros.

Defectos del esmalte o dientes apiñados
Tratamiento ortodóntico activo
Boca seca
Dieta cariogénica
Revisiones irregulares al dentista
Tratamientos con quimio o radioterapia
Lactancia prolongada
Abuso de alcohol y drogas
Antecedentes familiares de mala salud oral y de pobre higiene oral
Medicación para Asma, alergias, tensión,...

Repercusiones de la caries en la cavidad oral

Un error muy frecuente es dejar que la caries avancen hasta que se presenta el dolor en los dientes, cuando esto sucede la caries normalmente es avanzada y es necesario un mayor tratamiento.

Dolor
Infección del nervio
Flemón
Dificultad al masticar
Mal aliento
Pérdida del diente

Medidas de prevención

La prevención es la mejor herramienta para cuidar de tu boca. Consulta con Art Dental y disfruta de nuestro asesoramiento personalizado para cuidar tu salud dental.

Cepille sus dientes y encías con pasta dentífrica con flúor.
Use el hilo dental o cepillos interdentales para limpiarse entre los dientes.
Enjuáguese con un colutorio adecuado.
Dieta equilibrada y baja en azúcares.
Visite al dentista 1 o 2 veces al año para revisar sus dientes.
Realizar una limpieza profesional

Preguntas frecuentes

¿Qué es la caries dental?

La caries es una enfermedad multifactorial que se caracteriza por la destrucción de los tejidos duros del diente como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana a partir de los restos de alimentos.

¿Cuál es el causante de la caries dental?

La caries dental se asocia a una deficiente higiene oral, como errores en las técnicas de cepillado y ausencia de hilo dental, a una etiología genética predisponente, se estudia aún la influencia del pH de la saliva en relación a la caries, y a una dieta rica en azúcares.

Es la interacción entre el huésped (la bacteria que coloniza), el substrato (el diente), y el factor tiempo, muy importante para la aparición y el desarrollo de la caries.

¿Qué produce la caries dental?

La caries dental produce la destrucción de los tejidos dentales. Tras la destrucción del esmalte ataca a la dentina hasta alcanzar la pulpa dentaria (el nervio del diente) produciendo su inflamación, pulpitis, y la posterior necrosis (muerte pulpar), la cual requiere ser tratada mediante la endodoncia.

La caries es la primera causa de pérdida de dientes en las personas jóvenes.

¿Por qué tratar la caries dental?

Si el diente no es tratado la infección puede alcanzar la pulpa dental y llegar posteriormente a inflamar el área que rodea el ápice (extremo de la raíz del diente) produciéndose una periodontitis apical, y pudiendo llegar a ocasionar un absceso, una celulitis o incluso un flemón, pudiendo sufrir todos o algún estadio del dolor que corresponde.

Cuando la caries dental se ha extendido a la pulpa deberemos realizar la endodoncia (el tratamiento de los conductos radiculares) y reconstruir el diente posiblemente con una corona, de modo que si llegamos a tiempo de tratar la caries evitaremos una posible endodoncia o extracción en el caso de que el diente no fuese restaurable.

¿Cómo prevenir la caries dental?

La higiene oral es necesaria para prevenir las caries y consiste en una adecuada técnica de cepillado dental, por lo menos dos veces al día, preferiblemente después de cada comida y en el momento antes de acostarse, usar la seda dental una vez al día y realizar enjuagues con flúor u otros antisépticos si se requiere.

Además, es importante un examen riguroso de la cavidad oral y una exhaustiva limpieza bucal y acudir regularmente a visitas de control.

Es importante también mantener una dieta sana y equilibrada evitando alimentos pegajosos, bebidas azucaradas o chupar caramelos de forma constante.